Biografía
 
1912 - 1934:
Una vocación
para el teatro
1935 - 1942:
El tiempo
de la ansiedad
1943 - 1960:
Una comedia
para un público
1961 - 1982:
Nuevos tiempos
en el teatro
Obras citadas
 
Autobiografía
Viaje alrededor
de un escenario
 
Televisión Española
"Esta es su vida"
 
Comentarista político en la Segunda República
  PORTADABIOGRAFÍA ESCRITOR DE TEATRO ESCRITOR SOBRE TEATROTV Y CINE SU ARCHIVO ÁLBUM BIOGRÁFICO BIBLIOGRAFÍA  
         
         
 
La biografía de Víctor Ruiz Iriarte, en Televisión Española
Los tiempos de 'Esta es su vida'
Víctor García Ruiz

Los enternecedores rasgueos del arpa en las transiciones –enternecedores por lo arcaicos, en términos televisivos– hablan a las claras del tono sentimental y un tanto impúdico de Esta es su vida, programa de la paleotelevisión española. Las voces metálicas del locutor declamando retóricamente párrafos más bien farragosos nos devuelven instantáneamente a la cultura popular del tardofranquismo, cada vez más dependiente de la televisión que de la radio.

El programa tenía su base en Barcelona y se emitió por vez primera en Televisión Española el 3 de octubre de 1962 con un espacio dedicado al futbolista José Samitier. Lo presentaba el periodista Federico Gallo, con dirección de Eugenio Pena y guiones del veterano periodista Manuel del Arco y del crítico teatral, cinematográfico y literario José Felipe Vila-San Juan. En el Comité de Dirección figuraban también el Delegado de tve en Barcelona, Luis Ezcurra, que lo presidía, Jorge Leman y Enrique de las Casas. El programa finalizó el 30 de junio de 1968. El total de emisiones fue de 147. Se emitía los miércoles a los diez y cuarto de la noche.

La idea del programa procedía de los Estados Unidos. Un jefe de Relaciones Públicas de una gran empresa, llevado de su afecto por un alto funcionario que se jubilaba, quiso organizarle una despedida distinta al convencional banquete con discursos y placa de plata firmada por los empleados.

El día del homenaje nadie sabía lo que iba a ocurrir. Edwards dijo únicamente que se celebraría un acto en el teatro de la empresa. Este estaba lleno a rebosar. Y dio comienzo la sesión. El jubilado fue invitado a sentarse en un sillón frente al escenario y, junto a él, Ralph en pie abrió un libro y empezó a leer. En el momento oportuno, ante el asombro del agasajado, comenzaron a aparecer los fantasmas de carne y hueso: un antiguo compañero del colegio, una novia de juventud, un profesor, un compañero de pensión, la viuda del hombre que le dio su primera oportunidad, el sargento que luchó junto a él en Europa. Cada uno había sido encontrado en un punto distinto del país y todos habían llegado hasta aquel escenario solo para darle un abrazo. (Del Arco/Vila-San-Juan 305-06)

Ralph Edwards, el innovador jefe de relaciones, fue llamado de todas partes para organizar actos semejantes y la idea pasó a la televisión como un “espacio humano, emotivo, entrañable” (Del Arco/Vila-San-Juan 306). Es decir, el homenaje se transformó en melodrama. Y a melodramatizar la vida de los invitados al programa se dedicaron después los imitadores españoles.

Un elemento muy importante para mantener el nivel de emoción y la tensión lacrimógena era el secreto: el invitado no sabía qué “fantasmas” del pasado iban a presentarse, ni los “fantasmas” sabían tampoco unos de otros. A todos se les hacía viajar en medios de transporte o en horarios distintos para evitar encuentros previos al programa. También se les alojaba en hoteles distintos, se les llevaba al estudio en vehículos diferentes y se les tenía en habitaciones separadas antes de la emisión del programa. Tampoco se anunciaba quién era el personaje de la semana, de manera que el público esperaba “los miércoles, a las diez, el programa, no el personaje” (11). Había también un reducido número de público en el plató para apoyar la dimensión “humana” del programa. Se ponía gran acento en la intensidad del guión: “lo más difícil de nuestra tarea ha sido siempre poder encerrar una vida en 27 minutos (307).

El libro de Del Arco y Vila-San-Juan recoge la experiencia de los primeros treinta y cinco programas correspondientes al primer año de emisión hasta junio del 1963. La variedad continua a que aspiraban como “reflejo vivo de la realidad” (10) puede juzgarse por los diez y seis guiones que incluyen, dedicados al ya citado Samitier, el barítono Marcos Redondo, el actor Alberto Closas, el pintor Pedro Pruna, el actor Miguel Ligero, los payasos Andreu-Rivels, Camilo José Cela, la “artista” Pastora Imperio, el torero Domingo Uriarte, el ex-zapatero y ex-picador Juan Largo “Artillerito”, asilado desde 1929 con las monjitas de los Hogares Mundet de Barcelona, al que reúnen con uno de sus hijos, abandonado por Largo cuarenta años antes; el boxeador Paulino Uzcudun, el “bailaor” Maestro Realito, el futbolista Ricardo Zamora, la “bailaora” Carmen Amaya, el militar Carlos Blanco, la trapecista Pinito del Oro.

Un programa, como se ve, de corte popular, centrado en la actualidad del teatro, los toros, el deporte y algún escritor bastante dado al espectáculo por entonces.

El espacio dedicado a Ruiz Iriarte fue uno de los últimos del programa; se puso en antena en junio de 1968. La voz de Ruiz Iriarte resulta ser una agradable voz, redonda y vibrante, algo nasal –aunque quizá se deba a la grabación. Una voz teatral; la voz con que dirigía, y muy de cerca, a sus actores, tanto que se solía decir que, en escena, estos “sonaban” igual que él.

El guión que Esta es Su Vida dedicó a Ruiz Iriarte consta de ocho partes. Tras un primer diálogo introductorio, la primera se dedica al grupo Juventud Creadora (1941), un grupo de escritores, pintores, actores en el que “a nadie se le preguntaba de dónde venía”. Su animador, el poeta José García Nieto, evoca aquellos tiempos mediante una grabación. Seguidamente, en medio de las arpas, se presenta otro de aquellos jóvenes creadores: Fernando Díaz-Plaja. La segunda parte, dedicada a La Estafeta Literaria (1944-1946), trae a Manuel Suárez Caso. La revista Haz y su primer estreno, Un día en la gloria (1943), componen la tercera, con el recuerdo, y no la presencia, de Alberto Crespo y Federico Muelas. A continuación, en melodía de voz arcaica y por testimonio grabado, Miguel Pérez Ferrero recuerda el estreno de El puente de los suicidas en San Sebastián. El de El aprendiz de amante, primer triunfo importante de Ruiz Iriarte, centra la quinta parte.

La sexta va dedicada a la implicación creciente de Ruiz Iriarte en la Sociedad General de Autores de España (sgae), un “mundo curioso, pero entrañable, con un tirón raro y misterioso”, de la que fue Consejero Delegado, Director General y Presidente (1969-1974). Jesús María de Arozamena comparece para hablar de la sgae y recordar algunas empresas teatrales en colaboración, como Nina. Seguidamente, la actriz Elena Salvador da paso al tema de las protagonistas femeninas, la manera de dirigir de Ruiz Iriarte, y a cómo nació la gran amistad que unió a ambos. El programa cierra con la presencia de otra actriz, de aniñada voz: Gracita Morales, que evoca las diferentes comedias en que participó.

Obras citadas
Del Arco, Manuel, y José Felipe Vila-San-Juan. Fuera de cámara: Esta es Su Vida. Barcelona: Planeta, 1963.

 
 
PROGRAMA:
 
EPÍLOGO