Escritor
sobre teatro
 
Artículos
08.02.1943
El romanticismo y el otro sentido de lo teatral
11.02.1943
A propósito de una comedia americana
10.10.1943
Pregunta al porvenir sobre el teatro
04.11.1943
Se desea una gracia mejor
21.12.1943
Un "teatro de bolsillo"
20.03.1945
Risa, risa, risa
15.04.1945
El teatro, la literatura y los escritores
10.05.1945
De la comedia y de los géneros
10.05.1945
Monólogo ante la batería
01.04.1947
Éste y el otro Priestley
06.07.1947
Carta ingenua en defensa de un amigo
1950
Juanita va a Río de Janeiro
 
Conferencias
24.03.1945
El teatro, su gracia y su desgracia
1965
Tres maestros: Arniches, Benavente y Valle-Inclán
 
Entrevistas
05.04.1945
Víctor Ruiz Iriarte y "la superación por la gracia"
01.08.1952
Quinientas cuartillas y dos o tres meses necesita Víctor Ruiz Iriarte para escribir una comedia
1955
Gente de teatro en España (I): Víctor Ruiz Iriarte
 
Prólogos
1947
Tres comedias optimistas
1967
Teatro selecto de Víctor Ruiz Iriarte
1967
La pequeña comedia
1968
Teatro selecto de Edgar Neville
 
  PORTADABIOGRAFÍA ESCRITOR DE TEATRO ESCRITOR SOBRE TEATROTV Y CINE SU ARCHIVO ÁLBUM BIOGRÁFICO BIBLIOGRAFÍA  
         
         
 
Artículo inédito, 1950
Juanita va a Río de Janeiro
Víctor Ruiz Iriarte
 

Este corto diálogo dramático tiene también una mínima historia. Hace dos o tres años, en su casa madrileña del barrio de Salamanca, un gran amante del teatro, José Luis Mañes, ofrecía a un buen número de invitados unas fiestas de arte, llenas de auténtica inquietud, en las que se representaban por jóvenes aficionados, y hasta por famosos y excelentes actores en muchos casos, piezas del teatro universal de última hora. Por lo común, todo aquello que por su singularidad de concepción o por su crudeza de forma, se hacía irrepresentable ante los grandes públicos. Y así vimos allí estrenos íntimos de obras de O’Neill, de Sartre, de Cocteau, de Anouihl, y de muchos más. Los invitados pasaban unas horas entregados a una desinteresada emoción estética y de madrugada el único y amado tema del teatro hacía que las conversaciones se prolongasen casi hasta el amanecer…

Para una de estas fiestas, el dueño de la casa me pidió que escribiese algo por breve que fuese. Yo acepté encantado la ocasión de realizar lo que ni por dimensión, ni quizá por su absoluta síntesis dramática, tendría posibilidades en un escenario mayoritario. Me gustaba el juego que todo ello podía significar. La notabilísima actriz María Paz Molinero solicitó ser ella quien interpretara lo que yo escribiese. Y así lo hizo, deliciosamente secundada por el joven actor Miguel Narros. Los dos fueron muy bien dirigidos por José Luis Alonso –que algún tiempo después, ya frente al gran público, realizó en el María Guerrero mi obra “El landó de seis caballos”. De este modo se representó por una sola vez “Juanita va a Río de Janeiro”, en el rincón de un salón, sin más atuendo escénico que un sofá y una pantalla de luz, rodeada de sombras, ante un público compuesto por un centenar de personas… Unos meses más tarde, mi entrañable amigo, el poeta Jacinto López Gorgé, publicó este diálogo en su revista Manantial. Él es, pues, el alegre culpable de que “Juanita va a Río de Janeiro”, subsista en letra impresa luego del fugaz trance para el que fue escrita.

Fue escrita rápidamente, apenas en un par de tardes. Yo creo que “Juanita va a Río de Janeiro” es algo así como un comprimido dramático. No la posibilidad o el boceto de un drama de mayor extensión, como a primera vista pudiera creerse. Esta pieza, brevísima, pero pieza en sí, no tiene ampliación. Al autor no le importa lo que antes o después haya podido ocurrirle a su protagonista. Por lo tanto, las perspectivas de ampliación argumental son absolutamente nulas. Los años transcurridos en la vida de Juanita hasta esta noche en que se desarrolla la acción de este breve diálogo pudieron ser romance alegre, novela sentimental o aventura rosa literariamente hablando; lo que ocurra desde el mañana que sigue a esta noche será una comedia y quien sabe si una farsa. El drama está aquí, en estos veinte minutos escasos que dura la representación de una única escena. Si a los que me honran siguiendo mis producciones les parece que esta diminuta obra se sale de mi estilo habitual de autor, yo podría demostrarles que se equivocan. El autor siempre es el mismo a poco que se escrudiñe. Lo que ocurre es que yo no sorprendí a Juanita en la hora de las ilusiones, o cuando la burla y la ironía se conjugan con el desencanto, sino en el minuto más doloroso de su vida, cuando la angustia es tan honda que solo puede envolverla un poco de poesía…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
"Los años transcurridos en la vida de Juanita hasta esta noche en que se desarrolla la acción de este breve diálogo pudieron ser romance alegre, novela sentimental o aventura rosa literariamente hablando"