Escritor
de teatro
 
Academia de amor
Buenas noches, Sabina
Cuando ella es la otra
Don Juan se ha puesto triste
El aprendiz de amante
El Café de las Flores
El carrusell
El cielo está cerca
El gran minué
El landó de seis caballos
El pobrecito embustero
El puente de los suicidas
Esta noche es la víspera
Historia de un adulterio
Juanita va a Río de Janeiro
Juego de niños
La cena de los tres reyes
La guerra empieza en Cuba
La muchacha del sombrerito rosa
La señora recibe una carta
La señora, sus ángeles y el diablo
La soltera rebelde
La vida privada de mamá
Las mujeres decentes
Los pájaros ciegos
Primavera en la plaza de París
Tengo un millón
Un día en la Gloria
Un paraguas bajo la lluvia
Usted no es peligrosa
Yo soy el sueño
Obras adaptadas
El príncipe durmiente
La fierecilla domada
Otras comedias
Comedias originales, adaptaciones y otras escritas en colaboración
 
 
  PORTADABIOGRAFÍA ESCRITOR DE TEATRO ESCRITOR SOBRE TEATROTV Y CINE SU ARCHIVO ÁLBUM BIOGRÁFICO BIBLIOGRAFÍA  
     
   
         
  VÍCTOR RUIZ IRIARTE, ESCRITOR DE TEATRO      
  Un autor para la
'comedia de la felicidad'
     
  Por Víctor García Ruiz • Universidad de Navarra      
 

íctor Ruiz Iriarte (1912–1982) fue uno de los autores de comedia más destacados del teatro español del siglo xx. Su obra parte de una aspiración antirrealista hacia la fantasía y lo poético, heredada de Casona y García Lorca. De una u otra forma, siempre buscó una combinación de ficción y realidad mediante la insinuación inteligente, verdades envueltas en mentiras.

Quizá el rasgo más característico de Ruiz Iriarte sea el equilibrio entre elementos de dos líneas distintas: estructura escénica tradicional basada en el diálogo y la situación; radicación en la comedia como género, por un lado. Por otro, búsqueda de dimensiones no realistas, concepción del teatro como juego, humor e ingenio, modelos foráneos para la introducción en España de una comedia culta y urbana. Esta pequeña ruptura con nuestra tradición cómica ha sido calificada de “comedia de la felicidad” o “comedia de evasión”.

El teatro de Ruiz Iriarte evoluciona sin violencia en tres fases que se acomodan fácilmente a las tres décadas en que estrenó sus obras: los años 40 marcan un predominio de la imaginación y los sueños. En los años 50, su etapa más característica, toma cuerpo el reflejo social y la ironía sobre los cambios sociales, en especial los relacionados con la mujer. En los años 60, el tono de su teatro se vuelve más preocupado a la vista de la evolución de la sociedad española.